Young hipster school teacher with his pupil in front of big blackboard

¿El sistema educativo y la ruina como sinónimos?

A día de hoy, y en la sociedad que vivimos, podemos ver que poco a poco el sistema educativo ha evolucionado de una manera muy general al igual que la mentalidad de las personas, de la sociedad y de la educación en sí. Realmente se puede ver que en otras décadas, la educación era muy estricta y exigente, pero poco a poco nos quieren llevar al otro extremo. 

¿Realmente es bueno? ¿El sistema educativo nos quiere hacer más listos? ¿O solo llevar por el camino fácil?

Pues bien, el sistema educativo es una estructura de enseñanza integrada por un conjunto de instituciones y organismos que regulan, financian y prestan servicios para el ejercicio de la educación según políticas, relaciones, estructuras y medidas dictadas por el Estado de un país.

Actualmente, el sistema educativo de España, se estructura en enseñanzas de régimen general y en enseñanzas de régimen especial. Se incluyen dentro de las primeras la educación infantil, la educación primaria, la educación secundaria obligatoria, el bachillerato, la formación profesional y la educación universitaria, con la función principal de conservar y transmitir las verdades sistemáticas y morales que son tan esenciales para el progreso de la sociedad. 

Aun así, eso no quita que actualmente el sistema educativo esté en una  evolución  para que los alumnos puedan aprender pasándolo bien y tengan ganas de ir a la escuela. Para eso, hemos preguntado la opinión a algunos  alumnos y algunos profes.

Un profesor del centro nos ha comentado lo siguiente: “Sinceramente, creo que el sistema educativo actual tiene muchas carencias, pero también es cierto que es muy difícil encontrar un equilibrio donde los alumnos tengan motivación por aquello que aprenden pero que tampoco se olviden del rigor que este necesita. Hay muchas veces que para que los alumnos estén bien prácticamente no se hace nada y eso realiza que no aprendan un aprendizaje significativo que todo el mundo debería saber, por eso mismo muchas veces se dejan contenidos por hacer.  A parte, actualmente y  socialmente hay una confusión bastante grande entre competencias y falta de rigor. Es cierto que un sistema educativo donde los exámenes sea lo más importante tampoco sirve de nada, porque solo estudias, escupes todo en un papel y luego ya no te acuerdas de nada, a parte de que hay muchos días donde los alumnos pueden no estar concentrados y tampoco es justo para ellos que por una situación o un examen con un suspenso haga que toda su nota se suspenda.”

Por otro lado, un alumno ha manifestado lo siguiente: “es cierto que esperaba que este año todo sería más difícil y duro, pero para mi no ha sido el caso y he notado menos esfuerzo del que pensaba. Por eso mismo, he sentido que las tareas eran bastante fáciles y a comparación del año pasado no veo una evolución o cambio de nivel significativo en ninguno de los aspectos, o más bien en general. Realmente entre escoger en un sistema educativo así o empollando todo el rato prefiero este, pero muchas veces podemos sentir que nos quieren llevar por un camino más fácil, sin esfuerzo y sin que los estudios valgan tanto la pena; se podría decir que nos quieren volver más idiotas.

Tras escuchar estos pensamientos, hemos llegado a la conclusión de que ninguno de los lados es el bueno, o para que se entienda mejor, la balanza no quedará igualada si no hay el mismo peso en los dos extremos, porque el más malo tampoco es el más malo y el más bueno tampoco es el más bueno.

¿Y vosotros qué opináis?