/

¿Qué pasó realmente con los bebés que Franco robó?

Los bebés robados en España durante el franquismo que la justicia no quiere investigar

El contexto de esta noticia es la época del franquismo, la cual ocurrió después de la Guerra Civil Española y finalizó tras la muerte del supremo dictador Franco. En España, cientos de madres llevan décadas buscando a sus hijos perdidos. Afirman que sus bebés fueron robados al nacer para adopción o venta. Durante el franquismo, algunos bebés fueron arrebatados a mujeres embarazadas, esposas, hijas, madres o hermanas de hombres que combatían en el bando republicano, y entregados a familias que se creía que podían darles una “mejor” educación.

Lo más escalofriante que se descubrió fue el caso del Doctor Vela, un ginecólogo que con la ayuda de la monja Inés Madrigal, consiguieron robar a muchos bebés. El periodista Germán Gallego publicó una fotografía en la revista “Interviú” de el cadàver de la bebe Sofía, que murió nada más nacer y lo que impactó más a la población fue el porque el Sr. Vela tenía dos cadáveres de un niño y de una niña, él usaba a los bebés para enseñarles a las madres republicanas a sus supuesto hijo muerto, para así poder llevarse al recién nacido con vida.

Foto de la bebe Sofía, tomada por Germán Gallego para la revista “Interviu”

Las mujeres con hijos o embarazadas que ingresan en prisión pueden tener hijos menores de tres años en las cárceles. Cuando cumplían esa edad, muchos de estos niños, especialmente aquellos cuyas madres habían sido condenadas a muerte, fueron dados en adopción al grupo Auxilio Social. El Auxilio Social era un organización que contribuía al secuestro de estos miles de niños, los mantenían en un reformatorio, dónde las monjas los educaban de manera franquista hasta que fuesen adoptados.

En el caso de Fernando Lezaeta que cuando los padres que le criaron fallecieron decidió investigar y descubrió que realmente había nacido en España y quien le crió no eran sus padres biológicos. Al crecer consiguió la doble nacionalidad con la que ahora cuenta su historia como anécdota, pero que realmente es terrorífico.

Redactor junior

close